«Bolivia Verifica» nos miente

Las verificadoras de información tienen el objetivo de luchar contra la desinformación de manera certera, oportuna y ecuánime. Los últimos hechos bochornosos protagonizados por “Bolivia Verifica” no significa otra cosa que su fin como verificadora.

Equipo de Bolivia Verifica

El 1 de junio de 2019 empieza a operar en nuestro territorio “Bolivia Verifica”, meses antes de las elecciones generales y del golpe de Estado de 2019. Bolivia Verifica es un proyecto de la Fundación Para el Periodismo (FPP). El sitio web de FPP detalle el equipo base de Bolivia Verifica, el cual está conformado por:

Carolina Méndez Valencia – Editor en jefe: Periodista de Unitel (2014-2015), periodista en Bolivisión (2015-2016) y corresponsal de Página Siete, (de 2018 al presente).

Adriana Olivera – Periodista: Trabajó para la Alcaldía de La Paz (2009), periodista Radio Qhana (2010-2014), periodista PAT (2015-2016), periodista La Región (2016-2018).

Otras personas que figuran en el portal Bolivia Verifica son: Joaquin Alvaro Martela Cruz, Maria Silva Trigo (también aparece como editora en jefe), Jesus Vargas Villena (verificador), Fernando Mario Escobar Vargas, Fernando Cabezas Mariscal (coordinador general), Jackeline Rojas Heredia (verificadora), José Victor Romero Salinas, Paola Palacios Negrete (verificadora). Las hojas de vida están publicadas en el mismo portal de Bolivia Verifica.

Falta de imparcialidad y financiamiento estadounidense

Bolivia Verifica admite que entre sus socios estratégicos se encuentran los medios de comunicación hegemónicos que son opositores al gobierno del MAS-IPSP, tales como Página Siete, Los Tiempos, Erbol, Fides, Opinión, Posdata, entre otros.

Por este motivo no es nada raro que algunas personas de su equipo, como Carolina Mendez o José Romero, trabajen o hayan trabajado en estos medios, ocasionando una falta de imparcialidad al momento de verificar la información.

Por otro lado, entre las instituciones que apoyan a Bolivia Verifica, es decir, sus financiadores, se encuentra la Fundación Nacional para la Democracia (NED, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos. La NED fue creada en 1983 para promover ideas neoliberales, combatir a los movimientos socialistas, y actualmente financia a las organizaciones opositoras a los gobiernos progresistas de América Latina. Claramente la NED es una organización para la injerencia extranjera bajo la apariencia de fundación.
En la página de NED se puede constatar que solo en 2020, Fundación Para el Periodismo y Bolivia Verifica recibieron $us 70.483 (cerca de medio millón de bolivianos) de esta agencia estadounidense.

[…]

Fuente: La Resistencia

2 comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.