One comment

  1. Chocante, la foto.
    Siempre besamos agradecidos la mano del opresor, cuando éste tiene que darnos alguito, después de haber derramado nuestra sangre.
    ¿Cuándo se cambia la historia?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.