los alemanes y el litio boliviano

El 8 de noviembre Arce y Choquehuanca asumen el mando presidencial de Bolivia. Ya van para dos meses y no hay noticias ni de los ajustes de YLB ni del fallido convenio YLB/ACISA como de los planes con la empresa china TBEA Baocheng. A fines del año 2018 se firmó el convenio con los alemanes, ya pasaron dos años y vamos para la tercera, y no hay ni un gramo de hidróxido de litio. Bien para la naturaleza, pero mal para la economía y desastroso para la imagen internacional de Bolivia.

El daño que sufrió Bolivia

El proyecto de litio boliviano fue casi paralizado durante cerca de un año, de diciembre 2019 hasta noviembre 2020. Deben existir daños económicos financieros irreparables. Los responsables son los aficionados políticos bolivianos. También los gobernantes alemanes son parte de esa responsabilidad pues avalaron el golpe de estado de noviembre 2019. No perdió Morales, ni el MAS, ni la oposición; sino toda Bolivia. Proyectos de largo alcance no debieran ser tocados por ningún caso, para ese fin se necesita que semejantes proyectos se aprueben con un referéndum. Los gerentes y técnicos debieran ser movidos sólo por el mal manejo de la empresa. Bolivia necesita cambios profundos.

¿Qué dicen los alemanes?

En Alemania existe bastante expectativa de lo que pueda decidir el nuevo gobierno constitucional de Bolivia. Entre otros, periódicos de prestigio alemán como Frankfurter Allgemeine[1] y Spiegel[2] se han ocupado con el litio boliviano ya en noviembre del 2020. Es interesante saber que la demanda de litio de Alemania podría multiplicarse hasta 31.000 toneladas anuales en los próximos cinco años. Solo el grupo CATL chino necesitaría un máximo de 12.700 toneladas por año para su producción de celdas de baterías planificada cerca de Erfurt del Estado de Turingia. Spiegel comenta: “Si el proyecto en Bolivia comienza de nuevo, el fabricante de baterías Varta podría entrar en el negocio con la industria automotriz a gran escala, dicen los conocedores.” Los alemanes parecen estar seguros de entrar en un negocio con Bolivia.

¿YLB/ACISA continuará?

Hace días atrás se pudo escuchar algo del Ministro de Hidrocarburos y Energía, Franklin Molina, sobre los proyectos del litio boliviano: “La idea es reencaminarlos porque creemos que es importante tener el know-how de este tipo de empresas que conoce el mercado y tienen la tecnología. Será en el marco de una asociación público-privada, como establece la ley”[3]. La declaración es general, no niega la continuidad de los proyectos, tampoco indica que se esté buscando otros consorcios, por lo que suponemos que los proyectos aludidos deben estar en plena negociación sobre su continuidad.

Pero más que decidir la continuidad de los proyectos, deben estar estudiando las nuevas estrategias a seguir, Molina dijo: “Estamos encaminando una estrategia que sea sostenible socialmente, ambientalmente y también políticamente.”  Por cierto, es una tarea muy difícil. Lo que no sabemos es si se está discutiendo esa estrategia no sólo con los expertos (técnicos, ambientalistas y políticos) sino también con los actores sociales, fundamentalmente con los originarios de Potosí, pues sin su aceptación ningún proyecto marchará.

El capital y sus soportes no duermen ni en la pandemia

La novedad que tenemos para Bolivia es que una empresa europea instalará una planta de refinación de litio en Alemania. En una reciente información que salió en Handelsblatt[4] de Alemania se sabe que AMG, que hasta ahora vendía su producto a China, tiene planes de construir pronto una refinería de hidróxido de litio en Alemania.

AMG (Advanced Metallurgical Grroup) es una empresa europea con sede en Amsterdam. Según su web[5], el consorcio se ocupa de producir polvos y aleaciones maestras de aluminio, ferrovanadio, grafito natural, cromo metálico, antimonio, litio, tantalio, niobio y silicio metálico. Tiene alrededor de 3.200 empleados y opera en todo el mundo con plantas de producción en Alemania, Gran Bretaña, Francia, República Checa, Estados Unidos, China, México, Brasil, India, Sri Lanka y Mozambique y tiene oficinas de ventas y servicio al cliente en Rusia y Japón.

La empresa europea produce litio en Brasil. En la página web de AMG podemos leer que está en el mercado del litio con una inversión de alrededor de 50 millones de dólares estadounidenses, tiene una construcción de una planta de concentrado de litio (espodumena) en su mina brasileña Mibra. Ya para el año 2018 el consorcio esperaba una producción planificada de 90,000 toneladas por año y una opción para expandirse a 180,000 toneladas. AMG ha estado operando una planta piloto de concentrado de litio en el sitio desde 2010.

Volviendo a la novedad, AMG instalaría una planta en Alemania y que allí producirían anualmente 20.000 toneladas de hidróxido de litio grado batería. Un estudio de factibilidad estaría en pleno proceso. Hasta marzo de 2021 se sabría dónde se instalará la planta en Alemania. Handelsblatt es de la opinión que sería en Sajonia-Anhalt. No nos extraña que ese Estado pueda ser el beneficiario de la planta. Ya que allí está construyendo Farasis Energiy su planta de baterías. Turingia, donde construye su planta CATEL, no está lejos de Sajonia-Anhalt. También la planta de Tesla y la de BASF (productora de material catódico) están cerca de Sajonia-Anhalt.

AGUA EN LOS SALARES

La BMW y BASF quieren litio sin efectos colaterales.

Recientemente pudimos enterarnos[6] de que el BMW Group y BASF han encargado a dos universidades estadounidenses de renombre que investiguen científicamente el consumo de agua en la producción de litio. El objetivo del estudio de la Universidad de Alaska-Anchorage y la Universidad de Massachusetts-Amherst es investigar la influencia de la explotación de litio en el balance hídrico local en América Latina.

Los resultados finales del estudio deberían estar disponibles en la primera mitad de 2022 e incluir una calificación de cinco etapas, entre otras cosas. Esta calificación tiene como objetivo brindar a las empresas una mejor orientación para la minería sostenible de litio en América Latina. El requisito previo para la celebración de contratos de suministro con otros proveedores de litio por parte de BMW Group es que la producción de litio cumpla con los altos estándares de sostenibilidad de BMW Group, según el fabricante en un comunicado de prensa actual. Además, las empresas deben estar certificadas según el estándar de la Iniciativa para el Aseguramiento de la Minería Responsable (IRMA). El estudio encargado por la empresa pretende aportar más información en este contexto.

[1] https://www.faz.net/aktuell/politik/ausland/boliviens-neuer-praesident-luis-arce-im-interview-17015054.html

[2] https://www.spiegel.de/wirtschaft/lithium-deutsche-firmen-koennten-boliviens-bodenschatz-foerdern-a-7dbccb0a-288a-4507-b734-d53c777bfbd9

[3] https://www.pagina12.com.ar/314772-bolivia-ante-el-desafio-de-avanzar-en-la-industrializacion-d

[4] https://www.handelsblatt.com/finanzen/maerkte/devisen-rohstoffe/boerse-diese-rohstoff-aktien-profitieren-vom-boom-bei-e-mobilitaet-und-gruenem-wasserstoff/26755386.html (visitada:2021-01-02)

[5] https://amg-nv.com/about-amg/ (visitada: 02.01.2021)

[6] https://www.elektroauto-news.net/2020/bmw-beauftragt-studie-zu-nachhaltigem-lithiumabbau (visitada:02.01.2021)

Fuente: Muruchi Poma en Tani Tani

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.