Para las hermanas y hermanos, quienes no festejamos el nacimiento de un niño engendrado por un espírito santo o una paloma y parido por una virgen

¡Aprovechemos el tiempo de “reflexión”! que nos proporciona el Estado “laico” (sic). Es tiempo de estudiar, crear y enseñar en comunidad para hacer frente a todo lo que nos vendrá encima.

¡Tenemos que estar alertos! Pues, con la impregnación de un miedo permanente en nuestras mentes por un posible contagio de una enfermedad, que realmente existe, intentan desviar nuestra atención de luchar por nuestros derechos y nuestros anhelos.

Las hermanas y los hermanos, quienes no se identifican con el título, pero con las líneas siguientes, están cordialmente invitados para integrarse a nuestra lucha y aportar con críticas constructivas.

Fuente: Una opinión del hermano Hilario, que Wiphala Rebelde publica como artículo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.