Se burlaban del “país de las maravillas”…, ahora vivimos en el “país de la vergüenza”

La cancillería del gobierno autonombrado no solamente se descalifica nuevamente –no olvidemos su ruptura inmediata de relaciones con estados amigos y la reinstalación de estas con países como EEUU e Israel- sino nos avergüenza y nos enfurece.

LO ÚLTIMO:

A pesar de la crisis sanitaria que vive todo el mundo, Estados Unidos no deja de atentar contra la soberanía de Venezuela, el día de ayer mandó buques y aviones a las costas venezolanas.

Esta actitud asesina, inhumana y aprovechadora de Trump es completamente repudiable y debería ser condenada por instancias internacionales, pero como tal no nos sorprende.

Lo que nos asquea como bolivianos es que la cancillería del gobierno de facto, mediante un comunicado, dio su respaldo a la intervención en Venezuela y “acoge favorablemente” semejante acción.

Y ¿los centenares de compatriotas en la frontera chilena?

Mientras los autonombrados permiten/apoyan la repatriación de bolivianos, como por ejemplo del empresario de AXS que después falleció en Bolivia, y de la periodista Ximena Galarza, como también desde acá repatrían estadounidenses y europeos a sus respectivos países en aviones, nuestra gente se queda atrapada.

Es gente que se ganó su platita en Chile trabajando en la cosecha, en la minería o como trabajadora del hogar… Es decir: es gente humilde y son INDIOS.

Estos autonombrados, que tienen la barriga llena, los tratan como animales. Algunos de los lectores deben conocer esta frontera: hace un frío tremendo, es un lugar con vistas hermosas pero la sobrevivencia en carpas, con poca ropa adecuada, inseguridad alimenticia, con niños, ancianos y mujeres embarazadas es un calvario.

Además: por “seguridad sanitaria” –hasta el momento nadie de nuestros hermanos presenta síntomas del corona- los quieren “colocar” 14 días más en un campamento del lado boliviano cuando terminen de instalarlo. Hay una prueba rápida para detectar el virus y seguramente se realiza ésta a los integrantes del “gobierno”, pero nuestros hermanos no tienen acceso a ella. Tienen que conformarse con ayunos y oraciones de la canciller y su amiguita autonombrada.

¡Estamos -casi todos- en “ayunas”! ¿Entienden, autonombrados?

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.